Creo que esta es la pregunta más frecuente que recibo. Si estás acá leyéndome seguramente tenés la misma duda. Te confieso que yo también estuve en tu lugar antes de bucear en este maravilloso mundo.

Antes de compartirte el significado de “hackear la mente” quiero aclararte que quiere decir “hackear”, un término que proviene originalmente del ámbito de la informática.

“Hackear es ingresar de manera forzada a un sistema informático con un fin determinado”

Sabemos que en general el término “hackear” está asociado al ámbito de lo ilegal, de lo que está prohibido según las convenciones sociales. Sin embargo, el significado que le atribuímos a “hackear la mente” desde la Ingeniería del Diseño Humano, la Programación Neurolingüística, es positivo, poderoso y revolucionario.

Seguramente te preguntarás:

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

"¿Es posible entrar de manera forzada a la mente?"

Sí. Te lo voy a explicar de la manera más clara posible. 

Está comprobado que nuestro cerebro es neuroplástico, es decir, que tiene la capacidad de adaptarse y cambiar. La neuroplasticidad es la habilidad biológica y funcional que tienen las neuronas para modificar sus conexiones sinápticas en función de las estimulación sensorial recibida. En pocas palabras quiere decir que lo que pensamos, sentimos y hacemos a diario tiene un impacto directo en nuestro cuerpo, nuestro cerebro y por lo tanto en nuestra mente.

Los hábitos alimenticios, nuestros estados emocionales, los pensamientos que tenemos más frecuentes, el movimiento corporal, nuestros hábitos en conjunto: todos éstos factores influyen en el funcionamiento de nuestro cuerpo.

Como podés observar en la imágen, los hábitos que tenemos, nuestras rutinas, representan los inputs que ingresan a nuestro “cerebro, cuerpo y mente” y lo modifican. Son los factores que influyen en el funcionamiento de nuestro sistema a nivel holístico: físico, biológico, mental, ontológico y espiritual.

Por lo tanto los resultados o “outputs” que tenemos  a diario dependen de lo que decidimos pensar, sentir y hacer, ya sea de manera inconsciente como consciente. Esto quiere decir que si modifico los estímulos “inputs” puedo generar cambios en el sistema.

Hackear la mente es posible

El concepto de “hackear” está directamente relacionada con lo que podemos lograr a través de las técnicas de la Programación Neurolingüística. La PNL consiste en una poderosa tecnología de la mente, que descubrió que la «realidad» es una construcción mental individual basada en los sentidos.

Existe una estructura mental que funciona de manera análoga a un software. Los pensamientos formarían parte de las “instrucciones” ó “input” de cada software personal. Por lo tanto, si podemos detectar la estructura mental de resultados como la timidez, el nerviosismo, la ansiedad, el autoboicot o la falta de autoestima, podemos crear maneras diferentes de pensar y sentir para hackear dichas conductas.

Uno de los pilares de la PNL es que toda conducta está basada en un mapa mental individual que percibe y filtra la “realidad”. El mapa está directamente relacionado con la cultura, el idioma, las costumbres sociales, la idiosincracia, el entorno familiar y la historia de cada individuo.

El mapa no es el territorio

Sí. Cada persona construye a través del tiempo un mapa mental que intenta representar la realidad- territorio. Por este motivo podemos afirmar que la experiencia sensorial es única y diferente para cada individuo. Hablamos de experiencia ya que nos referimos a la sensación que una persona tiene respecto a determinado objeto, persona o circunstancia. Sensorial, porque está relacionado con los cinco sentidos: visual, auditivo, kinestésico, olfativo y gustativo (o VAKOG, la regla nemotécnica que no falla!)

Hackear nuestra propia mente: el desafío diario!

Por todo esto “Hackear la mente” implica descubrir las estrategias mentales que una persona representa en un ámbito de su vida, aplicar técnicas determinadas para modificar ésa respuesta por otra más adecuada. Es detectar qué piensa la persona, cómo lo piensa (si hay imágenes, sonidos y/o sensaciones) para saber cómo la persona experimenta el mundo y a partir de ahí “hackearlo”, es decir, transformar la experiencia sensorial.

Por éso para que comiences a salir del piloto automático me gustaría que te hagas la siguiente pregunta:

“¿Qué pensás cada día? ¿Qué sentís?”

Porque aquello que cada día pensás, sentís y hacés genera resultados en tu vida.

Ejemplo:

“Siento nerviosismo cuando rindo exámenes” ó

“Me siento mal cuando quiero hablar con mi jefe”

Éstas situaciones que me comparten en sesiones están relacionadas con una mentalidad específica, una estructura mental que aprendió a responder de esta manera y que repite la experiencia una y otra vez.

Las emociones o sentimientos son reacciones automáticas basadas en una forma de pensar, son impulsos que te llevan a actuar de una forma determinada.

Ahora, quiero que comprendas el punto que considero más importante del abordaje de la PNL.

Lo que pensás influye en cómo te sentís a diario

Este pensamiento o conjunto de pensamientos pueden ser tanto conscientes como inconscientes. Un pensamiento consciente pueder ser por ejemplo reconocer que esto es algo que te sucede frecuentemente, uno de tipo inconsciente puede ser que descubras que hay una imágen en tu mente vinculada con un recuerdo de tu pasado.

Por ejemplo, si sentís nervios cuando rendís un exámen es probable que haya un recuerdo de tu pasado o un pensamiento traducido en imágenes o voces que generan éste resultado. Puede ser que en el pasado hayas vivenciado una experiencia “negativa” , o tal vez creés que no sos lo suficientemente inteligente para desarrollar un exámen, o bien recordás un momento en el que desaprobaste y creés que vas a repetir el mismo resultado.

Hackear la mente como estilo de vida innovador

En fin, cuando hablamos de “hackear la mente” hablamos de un estilo de vida nuevo y poderoso: como protagonistas de nuestra mente y lo que construimos en nuestra vida. Vos podés elegir qué tipo de pensamientos querés potenciar de vos mism@ y del mundo que te rodea. Como yo lo hice!

Quiero destacar una frase que tengo grabada de mi maestra, mi gurú Melina Vicario: “todos podemos entrenar nuestra mente para cambiar nuestra vida y ser personas felices”

Este es el abordaje que utilizo en mis sesiones de Neurohacking para que las personas logren resultados diferentes y puedan “hackear” su mapa mental y logren crear una vida libre y plena!

Por éso sé que puedo acompañarte para que vos también aprendas a hackearte y así logres descubrir el brillo mental que hay en vos.

Me encantaría saber qué te pareció este artículo y qué pensamientos te gustaría hackear en tu vida! Te leo en comentarios! 😉